PERITAJE

Nuestra empresa lleva a cabo labores de peritaje en las cuales nuestro personal más senior analiza la situación planteada y es capaz de dilucidar las causas contribuyentes al problema, que puede ser de muy distinta naturaleza:

  • Dudas acerca de si una máquina (o instalación) funciona de forma adecuada, en un sentido estrictamente técnico. ¿Para qué engañarnos? Llevamos toda nuestra vida profesional sabiendo que la actividad gráfica se basa, fundamentalmente, en la aceptación de que necesitamos una notable experiencia para saber qué cambios va a sufrir la prueba o el impreso que estemos viendo, en función de las diferentes máquinas y/o soportes que vayan a emplearse. Por tanto, hay veces en la que nos asaltan dudas razonables acerca de los resultados que tengamos en nuestras instalaciones. Nosotros no somos mecánicos ni tenemos en nuestra estructura personal de este perfil, porque entendemos que hay numerosas empresas dedicadas a estos menesteres. Lo que ofrecemos es la realización de un estudio objetivo que le informe acerca de cómo imprime usted, ya sea en una máquina digital, de hoja o rotativa.

peri01

  • Problemas "a pie de máquina". Este sí que es el "pan nuestro de cada día". Las condiciones en las que hoy tenemos que trabajar, especialmente por las prisas. ¿Cuántas veces, a lo largo de un año, hemos estado parados por problemas que, al final, no hemos podido resolver, y hemos optado por levantar el trabajo? Demasiadas, seguro. Al final, todo se acaba resolviendo pero con costes importantes y, sobre todo, sin conocer las causas.

¿Qué ofrecemos? Por supuesto que no nos sentimos capaces de solucionar inmediatamente cualquier problema. Ahora bien, tenemos una amplia experiencia, ya sea como papeleros, "tinteros" o impresores, y creemos que podemos dar respuesta a la mayor parte de las dificultades que a usted se le puedan presentar, ya sea de forma inmediata o como explicación posterior al fenómeno. El primer objetivo, por supuesto, tiene que ser poner la máquina en marcha; pero hay un segundo, no menos importante, que es evitar que el problema vuelva a aparecer. No olvidemos algo importante: nuevas máquinas obligan a nuevos productos (tintas, papel,…) y la combinación de todos ellos da lugar a nuevos problemas. Pensemos, por ejemplo, en la cantidad de veces que puede verse hoy la impresión fantasma en máquina de hoja.

  • Conflictos que se plantean cuando el producto final no se parece a lo previsto. No es nada raro que en la consecución del producto gráfico haya implicadas varias empresas: agencias, centrales de compra, impresores y el cliente final. En estas circunstancias, se pueden producir situaciones delicadas porque el producto final no es exactamente lo que el cliente esperaba ver, después de haber aceptado unas pruebas previas. Las consecuencias siempre son las mismas: cada empresa considera que la responsabilidad no es suya. Si el cliente final acepta el trabajo y no se producen reclamaciones económicas, tenemos el escenario perfecto para solicitar un estudio de las condiciones en las que el trabajo se ha realizado, por parte de los distintos protagonistas. Densitometría, colorimetría, análisis de papel y tintas, condiciones de impresión y acabados, flujos de trabajo,. no son más que las herramientas que utilizamos en estos casos. Lo que pretendemos es que los resultados sean tan claros como fáciles de asumir por ustedes.
  • Cuando el producto final es rechazado por defectuoso y se generan cargos. Este es, muchas veces, el escalón siguiente a la situación anterior. El tema es muy delicado; en principio, sabemos que no existe en España ningún organismo, empresa o persona física o jurídica que pueda emitir un veredicto que un juez vaya a aceptar como peritaje incontestable. El único centro que tiene una reputación notable es el FOGRA, pero peca del mismo mal: no es incontestable y demasiado caro. Por tanto, ante reclamaciones de este tipo, ofrecemos lo más que podemos ofrecer: el mismo servicio que en los casos anteriores: presencia y oferta de soluciones mientras el problema se produce, estudios al mismo tiempo y/o posteriores, análisis en nuestros propios laboratorios o en centros como el INIA, y, al final, emitiremos una opinión que no suele ser contestada. La experiencia nos ha demostrado que cuando las explicaciones son coherentes, los implicados suelen aceptarlas. Cuando los problemas son graves, también pesa mucho el crédito que las personas puedan tener en el sector. A este respecto, creemos que figuras como las de nuestro gerente, Manuel Gómez, son suficientemente conocidas y respetadas en todo el país.