NOTICIAS-RESUMEN RETIPAP2010

Dª Ester Quintana, del Cifor-Inia, hizo una detallada y apasionante exposición acerca de las posibles razones por las que una serie de papeles estucados, de las mismas características (según ISO 12647-2), pueden llegar a dar resultados tan diferentes en la imprenta. Ligando comportamientos del papel, en Offset, con la llamada “energía de superficie” se obtienen unos paralelismos realmente esperanzadores. La investigación se ha llevado a cabo en equipos especiales, adquiridos expresamente para este proyecto. Como resumen, dos frases: “Los papeles estudiados presentan comportamientos muy distintos en la absorción/dispersión de las soluciones de mojado” y “La variación con el tiempo del ángulo de contacto muestra muy buena relación con la componente dispersiva de los papeles para el agente de mojado sin IPA”                  

RETIPAP2010-angulo contacto

Siguió Dª Nuria Gómez, de Cifor-Inia, que describió los numerosos ensayos realizados en el único equipo IGT de España que puede trabajar con agua de mojado; y puso el énfasis en la relación encontrada entre un concepto al que llamó mojabilidad del papel y la capacidad de la tinta para imprimirse adecuadamente sobre la primera. En resumen, la capacidad de la capa de estuco para interaccionar con las diferentes soluciones de mojado condiciona altamente la tinta que se deposite sobre el papel. Para acabar, informó de las siguientes actividades que el INA emprendería, en ese campo en concreto.

         

RETIPAP2010-rechazo tinta

Ya en la línea industrial, Dª Amaya Gómez, de Procograf, hizo una atrevida exposición acerca de las carencias del conjunto de Normas ISO 12647. Destacó aspectos como tolerancias amplias para muchos casos y escasas para otros, difícil correlación entre algunos valores de Delta E 76 y la percepción del ojo humano, poca o nula importancia concedida por la Norma a aspectos fundamentales para la evaluación visual de la impresión, y una muy deficiente clasificación de los papeles que el mercado ofrece. Aún cuando afirmó que la Norma era una buena base sobre la que trabajar para mejorar calidad y costes en la industria, tenía tales lagunas que “dos elementos certificados en esta Norma no tienen por qué parecerse entre sí. Y este hecho puede justificar lo poco que duran los resultados de las correcciones hechas por personas e entidades sin experiencia gráfica suficiente, con la simple ayuda de un programa informático”.

RETIPAP2010-amaya

D. Manuel Gómez, de Procograf, basó su intervención en las experiencias de la empresa consultora, en toda España, y en la descripción de los incrementos de productividad conseguidos, que han llegado hasta el 50%. Y recordó que las razones por la que se impulsó una iniciativa como RETIPAP siguen plenamente vigentes; porque, si bien es cierto que las nuevas tecnologías de uso en la imprenta de Offset siguen teniendo sus problemas, cada vez son menores. Como ejemplo, se comentó que el mercado tiene soluciones baratas y fiables para hacer pruebas de color certificadas, pero que en máquina es donde se suelen presentar las dificultades. Y estas son las de siempre: la interacción agua- tinta- papel, las condiciones de trabajo, la dureza del mercado...Resolver estos problemas equivale a resolver los de la empresa, en el ámbito industrial. “Y no se consigue comprando densitómetros (la densidad aporta muy poco) o programas que prometen llevar el taller a cualquier patrón de trabajo”, decía.

RETIPAP2010-CIELabY, en el ámbito papelero, D. José Ángel Fernández, de Torraspapel, una vez presentados los medios técnicos de que disponen, hizo patente la implicación de la empresa en la Norma ISO 12647, hasta el punto de haberle encargado, a Procograf, el estudio industrial de la adecuación de la gama Creator. Expuestos los valores obtenidos, como resumen, dijo: “como puede verse, la gama Creator, en brillo y semimate, impresa en condiciones perfectamente normales, permite la exacta reproducción de los colores marcados por la Norma.”

Al final, se generó un animado debate entre los asistentes y los miembros de la mesa, que hubo que interrumpir para seguir en la posterior comida de trabajo.

Por fin, destacar que la asistencia de casi 80 personas puso, una vez más, en aprietos a la capacidad de la sala, de 70.